Posicionamiento Político del Frente Feminista Nacional.

Ciudad de Santiago de Querétaro. 02 de abril 2017.

En el marco de la conmemoración de los 101 años del Primer Congreso Feminista en el país y el centenario de la promulgación de la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos —la primera en garantizar derechos a la población en el mundo—, más de 500 mujeres de 28 entidades, nos convocamos en la primera reunión el Frente Feminista Nacional en la Ciudad de Querétaro, para construir una fuerza política nacional organizada que afronte al avance de las fuerzas conservadoras y que demande y exija el respeto a los derechos conquistados por nosotras. Nuestro objetivo es construir una sociedad justa, incluyente y democrática.

Articuladas y fortalecidas, reconocemos la realidad mostrada por un sistema capitalista patriarcal, neoliberal que se traduce en el ámbito global en opresión, explotación y dominación para la mayoría de las personas desde Estados hostiles a la vida y la dignidad, y que dan como resultado un planeta devastado, en donde la violencia estructural se manifiesta en despojos, privatizaciones de bienes y saberes comunes. Adicionalmente, para las mujeres esto representa una exacerbación de las múltiples violencias que vivimos, incluyendo la violencia política, la obstétrica, la trata de personas, las desapariciones forzadas y los feminicidios.

Como feministas, construimos articulaciones regionales, estatales y locales para fortalecer las alianzas y la incidencia en la progresividad y exigibilidad de nuestros derechos que incluyen el cumplimiento de la legislación para la igualdad, así como la ampliación y suficiencia presupuestal para garantizar políticas públicas que dignifiquen la vida de las mujeres, de todas las edades y circunstancias, resaltando las adultas mayores, las jóvenas, las de pueblos originarios, las rurales y urbanas empobrecidas, las mujeres con discapacidad y no heterosexuales.

Tenemos la convicción del reconocimiento mutuo de los colectivos locales y estatales para fortalecer la convocatoria a la articulación nacional, convocándonos a acciones conjuntas, que fortalezcan nuestros derechos y luchas comunes, pero también las particulares.

Exigimos al Estado el cumplimiento de nuestros derechos, asumiendo el compromiso de fortalecer la ciudadanía participativa, activa e informada para la generación de diversos mecanismos de control, vigilancia, transparencia, rendición de cuentas y contralorías ciudadanas. ¡Con nuestra fuerza, defenderemos los derechos ganados y no permitiremos retrocesos de ningún gobierno!

Para nuestro fortalecimiento e incidencia, asumimos el autocuidado y apoyo mutuo como apuesta política, la construcción de relaciones de affidamento y sororidad, la elaboración de agendas conjuntas con objetivos comunes que vayan a las causas de los problemas y las desigualdades y no solo a la manifestación de sus síntomas, contribuyendo a la formación feminista y al trabajo territorial comunitario y de base.

Demandamos
Que el Estado trabaje para revertir los efectos nocivos del modelo neoliberal, capitalista y patriarcal que atentan contra la sostenibilidad de la vida y restablezca las condiciones para el desarrollo local y el buen vivir de las mujeres y sus comunidades.

Que el Estado garantice la vida, la seguridad, la integridad y todos los derechos para todas las mujeres, erradicando la violencia de género que existe en todo el territorio nacional.

Que el Estado realice las acciones contundentes para garantizar la vida de las periodistas y defensoras de derechos humanos, como el caso de Aleida Quintana, y haga justicia en los casos de asesinatos de Miroslava Breach y los cientos de casos más que han quedado impunes.

Que el sistema de justicia en México no sea cómplice de la violencia en contra de las mujeres. Exigimos justicia para Daphne y encarcelamiento al Juez Anuar González Hemadi, por la transgresión de los principios elementales de la justicia, por juzgar bajo sus valores personales y por ejercer violencia de Estado a las víctimas.

Exigimos respeto para que el ejercicio paritario de nuestros derechos políticos no represente una forma más de violencia. ¡Alto a la violencia política que denigra, lacera y quita la vida a las mujeres que quieren acceder a un espacio de representación y toma de decisiones!

Finalmente, reiteramos nuestra independencia como movimiento político feminista con una postura crítica y principios firmes frente a todo tipo de retrocesos.

¡Basta de un México sin nosotras!
¡Queremos vivir en concordia, armonía y paz¡

Frente Feminista Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *